Compresa de día en tela con absorción extra, Ilen

14,00

Compresa de día en tela con absorción extra, Ilen

Compresa de día hecha con algodón bio. Se adapta en todo tipo de braguitas gracias a las dos posiciones de anchura de entrepierna. Son ideales para utilizar durante el día, durante noches en los últimos días de ciclo. También son ideales para pérdidas de orina leves.

En contacto con la piel y en la capa exterior están hechas con suave algodón orgánico de la más alta calidad. En el interior se coloca una capa de absorbente de muletón de algodón orgánico y un tejido impermeable escondido de  PUL, (poliéster laminado en poliuretano).

Medidas: 22’5 cm largo y 6 ó 7 cm según en qué posición ajustes el clip.

 

Descripción

Compresa de día en tela con absorción extra, Ilen

Compresa de día hecha con algodón bio. Se adapta en todo tipo de braguitas gracias a las dos posiciones de anchura de entrepierna. Son ideales para utilizar durante el día, durante noches en los últimos días de ciclo. También son ideales para pérdidas de orina leves.

En contacto con la piel y en la capa exterior están hechas con suave algodón orgánico de la más alta calidad. En el interior se coloca una capa de absorbente de muletón de algodón orgánico y un tejido impermeable escondido de  PUL, (poliéster laminado en poliuretano).

Medidas: 22’5 cm largo y 6 ó 7 cm según en qué posición ajustes el clip.

 

¿Por qué usar compresas de tela?

Las compresas de tela son suaves, cómodas y divertidas, fáciles de usar y de lavar, no producen alergias, son discretas y además notarás el ahorro mes a mes.

Una mujer en su etapa fértil puede llegar a utilizar entre 10.000 y 20.000 compresas de un solo uso que acaban en la basura sin posibilidad de reciclarse. Utilizando compresas de tela contribuyes a la reducción de deshechos y al cuidado del planeta.

 

¿Cuántas compresas de tela necesito?

Se estima que con 10 compresas de tamaños variados puedes cubrir un ciclo. Todo va a depender de diversos factores; por un lado la cantidad de flujo que tengas y por lo tanto la frecuencia con la que te tengas que cambiar. También si usas además la copa o esponjas marinas. Por otro lado, depende también del tiempo que tengas para lavar y si donde vives la ropa se seca con facilidad o tienes que esperar más.

Este fabricante aconseja probar un modelo de cada y poco a poco ir completando con lo que estimes que realmente necesitas.

 

¿Cómo se lavan las compresas de tela?

La sangre, aunque a primera vista es engorrosa, es fácil de limpiar. Lo ideal es aclararlas en agua fría nada más cambiarte. Como esto no siempre es posible, puedes dejarlas en remojo unas horas antes de lavarlas pero sin pasarte!, cuanto más tiempo estén a remojo más te difícil es quitar la mancha de sangre. Después lávalas a mano o en la lavadora, siempre con agua fría. Esto es importante, el agua caliente fija la sangre en los tejidos.

A la hora de lavarlas tanto a si es a mano como a máquina, utiliza un jabón suave y evita el uso de lejías, quitamanchas, perfumes o suavizantes que además de acortar la vida de los tejidos, generan picor en la piel.

Un chorrito de agua oxigenada en los remojos ayuda a blanquear y elimina olores. Si puedes sécalas al sol, es el mejor desinfectante y blanqueador. Evita radiadores y secadoras que estropearían los tejidos.

 

CULTURA MENSTRUAL*

La Cultura Menstrual es una propuesta para liberarnos de las creencias que nos han impuesto acerca de nuestro cuerpo y cómo debería ser, derribar los mitos sobre la menstruación y coger las riendas de nuestra sexualidad así como naturalizar nuestros procesos fisiológicos a través del autoconocimiento e identificación de nuestras propias necesidades y deseos.

 

Los procesos naturales de un cuerpo fértil están medicalizados, penalizados, generalmente tratados como problema o enfermedad y está en nuestra mano investigarnos, redescubrirnos, reconocernos y aceptarnos en todas nuestras fases. Visibilizar el ciclo reproductivo como un proceso fisiológico inherente a cada persona, en lugar de verlo cómo un obstáculo o dificultad para vivir tu vida.

 

Somos cíclicas, no lineales y resulta difícil vivirnos como tal en una sociedad patriarcal estructurada de forma lineal y discriminatoria. Una configuración que no nos es beneficia.

 

Y no, no somos unas histéricas, ni desequilibradas, ni siquiera te pasa sólo a ti !!!

 

Somos cíclicas, transitamos diferentes fases y esto, lejos de lo que nos habían contado hasta ahora, es un síntoma de salud.

 

La propuesta es mirar hacia adentro, investigar qué está sucediendo en tu cuerpo y aceptarte tal y como eres y tal y como estás en cada fase, sin culpa y con placer, disfrutando y aprovechando las cualidades que cada fase del ciclo te ofrece. Aceptarte introvertida, y también dinámica. Aceptarte dulce y dura como las olas del mar, cuando llueve dentro y cuando el sol brilla porque no siempre es verano, y cansadas de que nos ofrezcan continuamente una nueva versión inalcanzable de nosotras mismas que sólo nos trae frustraciones y no nos representa.

 

Hoy elegimos tomar este camino elíptico de auto descubrimiento hacia el interior que es muy largo e intrincado pero, como todos, comienza dando un solo pasito!!

¿Te vienes?

 

Texto de Janire, creadora de Ilen*.